¿QUIÉNES SOMOS?

El blog "En los zapatos de mi hij@ adolescente" ha sido elaborado con la misión de ayudar a padres y madres de adolescentes a comprender mejor a sus hijos/as: los cambios que están viviendo, sus nuevas relaciones, a qué dedican su tiempo de ocio...
El equipo profesional que gestiona esta plataforma está compuesto por dos profesionales de la psicología, un profesional de trabajo social, y un profesional de educación social.

miércoles, 12 de junio de 2013

Huellas para comprender: Los estilos educativos

Como hemos podido ver en entradas anteriores en este blog, la familia es un recurso imprescindible para la crianza de nuestros hijos e hijas. El motor en donde se encienden todos los procesos de desarrollo y socialización comienza en la familia. Es por ello, por lo que debemos cuidarla y saber adaptar a cada una de las personas que componen la familia. La adolescencia, como hemos podido ver, es una etapa de cambios en donde se empiezan a explorar nuevas formas de vida, además de descubrir otras dimensiones de la persona. No obstante, es una etapa en donde se producen mayores conflictos parentofiliares, entre hijos y padres. ¿De dónde surgen esos problemas? Muchas veces el desconocimiento y la falta de entendimiento es el ápice de las frustraciones familiares. No todo lo que hablemos en familia tiene que ser susceptible de conflictos, entre todos y todas podremos conseguir un clima familiar regulado y estable. A ti, padre y/o madre adolescente, ¿qué ocurre cuando tienes un conflicto con tu hijo/a adolescente? El malestar creado puede ocasionar que, muchas veces, se dé por hablado temas que es mejor pararse a negociar para que no se acumule tensiones y estrés. Hay que entender que la mayoría de los y las adolescentes están en un proceso de cambio, y que tanto su nivel social, psicológico como fisiológico están siendo alterados. Es una etapa de descubrir nuevos grupos de amistades, de conocerse así mismo, de parecerse a sus iguales, de replantearse su sexualidad, de construirse su identidad, etc. En definitiva, estos cambios deben ser conocidos por los padres y madres para comprender el desarrollo en la adolescencia.
Los conflictos vienen producidos por diferentes enfoques de entender la realidad entre los/as hijos/as y los padres. El modo de educar influye en el proceso de cohesión familiar. Si los padres ven a sus hijos en una etapa de rebeldía su estilo educativo desde entonces se verá alterado, produciéndose un cambio a diferentes extremos, o muy protector o muy evitativo, ambos producen patología en el desarrollo del adolescente a la larga. Los /las expertos/as categorizan hasta cuatro estilos educativos en donde el afecto y el control se ponen en juego:
-          Estilo Autoritario: Aumenta el control y disminuye el afecto
-          Estilo Evitativo o negligente : Disminuye el control y el afecto
-          Estilo Permisivo: Disminuye el control y aumenta el afecto
-          Estilo Democrático:  Control y afecto regulado


Los y las profesionales apostamos por el estilo democrático, en donde se puede establecer claramente límites tanto de control como afectuosos con su hijo o hija. Con el estilo democrático se pone el énfasis en una relación con comunicación, con tolerancia, con negociación escuchando a las demás partes, con reconocimientos a los hijos o hijas, y con límites claramente definidos pero dejando que se exprese su hijo o hija.
No podemos asegurar qué estilo es el mejor, pues dependerá de las situaciones, aunque cuando tratamos con hijos o hijas adolescente siempre hay que tener presentes que ellos no pueden verte como un rival, pues el mejor apoyo es la confianza depositada de los padres a sus hijos o hijas. Hay que tener presentes valores como el respeto y la confianza. ¡¡Adelante padres y madres, todo es posible y los resultados se verán con el paso del tiempo!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada